jueves, 16 de abril de 2009

La historia del cassette


En 1963, la casa Philips lanzó al mercado los primeros grabadores para cintas de casete.

El casete compacto (como se llamó originalmente) fue patentado en 1964, por la división de los Países Bajos de la Philips Company, pero el nuevo invento no adquirió relevancia hasta un tiempo después.

En 1965, apareció la cinta magnética virgen, que se comercializó con distintos formatos.

El casete tenía sentido porque el magnetófono no era un equipo de fácil transporte ni portátil, el cassette, de mucho menor tamaño y compacto, quería solventar estos problemas y buscar esa franja de mercado que no estaba siendo cubierta.

La viabilidad comercial del nuevo invento se fue introduciendo lentamente. Al principio, finales de los '60 y principio de los '70, era tan pobre la demanda, que incluso se lanzaban los álbumes de música en cassette después de que se hubieran puesto a la venta los LPs. (Como ocurre hoy con el cine que primero se estrena en cine y tras un periodo se pone al a venta el DVD). La poca demanda se explica porque los primeros cassettes tenían inhabilitada la función de grabar, eran solo reproductores no grabadores.

La calidad del sonido del casete mejoro notablemente con la introducción de los sistemas de reducción de ruidos Dolby, lo que atrajo a nuevos consumidores y las firmas Ampex, Sony y TDK empezaron a producirlos en masa.

La cinta virgen fue introducida por la casa japonesa Maxell, a mediados de los '70, y, a finales de los años '70, Maxell y TDK se repartían el mercado de las cintas vírgenes.

En 1980, apareció la cinta de metal de mayor calidad y las compañías discográficas empezaron a lanzar simultáneamente los LPs y las cintas de cassette.

Paralelamente empezaron a aparecer los walkmans (pequeños reproductores de casete portátiles con auriculares) que permitían al usuario escuchar su música en cualquier momento y en cualquier lugar. Los modelos de walkman además empezaron a incorporar sintonizadores de radio AM/FM, agregando aún más diversidad a un qué usuario podría programar.

Los walkmans protagonizaron en aquella época la misma revolución social que, hoy por hoy, los reproductores de mp3. El usuario podía grabar en una cinta la selección de música que creyera oportuna y llevarla allí donde quisiera.

El desarrollo técnico efectivo del cassette cesó cuando los medios digitales de grabación tales como el DAT y el MiniDisc fueron introducidos al final de los '80 e inicios de los años '90. Anticipando el cambio de formato analógico a digital, muchas compañías importantes tales como Sony cambiaron su enfoque hacia los nuevos medios.

En 1992, Philips introdujo el Cassette Compacto Digital (DCC), las cintas DAT son parecidas en algunos factores al Cassette de Audio Compacto. Estuvo dirigido sobre todo al mercado del consumidor. Un "deck", platina o aparato grabador de DCC podía reproducir ambos tipos de cassettes. Al contrario que el DAT, que fue aceptado en uso profesional porque podría grabar sin pérdidas, el DCC no tuvo éxito en los ambientes caseros o móviles, y se dejó de fabricar en 1996.

En 1992 Sony lanza el Minidisc sin demasiado éxito. La idea era ser una alternativa al cassete y al CD, con una capacidad de almacenamiento mayor al cassette y un tamaño menor al CD.

La microcassette en muchos casos ha suplantado el cassette audio del mismo tamaño en situaciones donde está toda la fidelidad del voz-nivel que se requiere. Por ejemplo, en las máquinas de dictado y los contestadores automáticos. Incluso éstos, alternadamente, están comenzando a llevar a los registradores digitales de varias descripciones. Dado el aumento de uso de los CD-R, MP3 almacenado en memoria-flash e iPod como reproductores, el fenómeno de “grabación casera” ha cambiado con diferencia, al obtener ahora mismo, los datos, ya sean de audio o de cualquier otra cosa, de internet, con unas calidades estándares.

Debido a demanda del consumidor, el cassette ha seguido siendo influyente en diseño casi dos décadas después de su declinación. Mientras que el disco compacto (o CD) creció en renombre, los adaptadores audio cassette-formados fueron desarrollados para proporcionar una manera económica y clara de obtener funcionalidad del CD en los vehículos equipados con pletinas de cassette. Un reproductor de CD portable hizo que su línea, además de digital, fuera análoga al poder conectar con el adaptador el reproductor de CD a la pletina de Cassettes. Estos adaptadores continúan funcionando con los reproductores MP3 también, y son generalmente más confiables que los transmisores de FM que se deben utilizar para adaptar lectores de CD a MP3s. Los reproductores MP3 formados como cassettes de audio también han hecho posible que puedan ser insertados en cualquier reproductor de cassette audio y comunicarse con la cabeza como si fueran cassettes normales.

5 comentarios:

ArtBitch dijo...

al güen copy-paste xdd que paja leer todo, me gustaba jugar con las cintitas de los cassettes cuando chica, o me ponía a armar casitas, o se los tiraba en la cabeza a mis amigos ;D era bien agressor xd

ValeskAndra dijo...

cassette ♥ me encantan :B .. q lata quiero segir escuchando mi super estereo :/ aunque amo mi emepetres xD

chiCaSiN dijo...

oh wei, vivas las cassettes, pero son mejores wei los emepecuatros chuchumeco.
VIVA REBELDE! wei son los mejores y los mas chidos.
mi chiguagua to molonxo dice que las cassettes eran bien lindas. un gordO beso wei desde Mexico (spain)

lore dijo...

si tiene sentido .. pero cuales la tipologia de los casetes y la importancia que han tenido en el nuevo mundo de las TIC ?

lore dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.